El jodido – Reseña somoshistoriasblog

Ago 28, 2021 | El Jodido, Prensa

«Ahora que todos estamos atrapados en nuestra ciudad engendrada por nosotros mismos durante generaciones, ahora, nos sentimos culpables. No obstante, queremos convencernos de que siempre hay una salida, aunque sea hacia otro encierro.»

Este libro es un conjunto de relatos que se mueven alrededor de un mismo escenario compartido por un grupo de personajes. Se van pasando entre ellos el foco, la voz que narra ilumina a su gusto aquello que ahora vemos. En un barrio que podría ser cualquiera se abren diferentes puertas por donde se filtran siluetas inconclusas, el tiempo no es lineal, tampoco los sucesos caprichosos que empiezan y terminan casi sin conexión alguna. 

El jodido, un pibe obsesionado con fabricar tumbas en miniatura y enterrarlas en su cementerio propio, es quien se repite en cada historia. Su presencia a veces un poco difuminada es el hilo por el cual vamos tirando hasta el final. A Luis lo conocemos merodeando a una pareja de vecinos con un pasado que prefieren dejar puertas adentro, sin embargo el libro nos transporta en el tiempo para ver que él mismo de chico también fue víctima de la incomprensión de su entorno. Un episodio que termina con su padre, personaje un tanto despreciable, cargándolo por la calle con un tajo en el abdomen y el futuro marcado por la desgracia.

«En su soledad la mejor idea fue sacarse el dolor. Lo hizo como la vida le ha enseñado: con más dolor.»

La construcción de este libro, una historia fragmentada al azar, da agilidad al relato que no frena para esperar a nadie. Una vez dentro no podemos hacer otra cosa que avanzar con sus personajes tan vívidos como particulares y aceptar los puntos ciegos que aprecen en el trayecto. Ferreyro tiene la habilidad de recrear esas voces familiares que encontramos en cada barrio, pero les da su impronta, les permite desplegar su lado más delirante y que la historia tome su propio curso impreciso. Narra un mundo totalmente conocido y lo tuerce hasta empujarnos a ver de nuevo esos espacios, pero ahora con un nuevo espanto en los ojos.

Podes ver el post original AQUI